EN LA ARAUCANÍA SE LLEVÓ A CABO EL SEGUNDO CURSO PARA APRENDICES CURADORAS DE SEMILLAS

La actividad que convocó a mujeres, se desarrolló los días 3 y 4 de febrero en la Ruka Lelfun de la Maestra Curadora de Semillas, Eris Coronado, y corresponde al segundo curso para Aprendices Curadoras de Semillas que ejecuta ONG CETSUR . La iniciativa tiene por objetivo capacitar y poner en valor el rol de las curadoras de semillas en la preservación de la biodiversidad, la seguridad alimentaria y el fortalecimiento de las economías locales como estrategia para la superación de la pobreza. A este segundo curso asistieron 13 Aprendices Curadoras de Semillas de las Mesa Comunales de Teodoro Schmidt, Imperial, Saavedra, Vilcún, Padre Las Casas, de la Agrupación de Curadoras de Semillas de Pitrufquén y del Grupo Amuley Pu Zomo de Cholchol.

A la actividad también asistieron representantes de la Seremi de Desarrollo Social y Familia María Consuelo Valenzuela, coordinadora del Sistema de Protección Social, María José Espinoza, encargada del Programa de Autoconsumo y Rodrigo Miranda, encargado del Programa Elije Vivir Sano.

También participaron, Luis Penchuelo Morales, encargado regional de la Subdirección de Pueblos Originarios y Roberto Concha Mathiesen, Director regional del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural de La Araucanía, quien señaló que “los ecosistemas en Chile y el mundo están en serio riesgo por la sobreutilización de recursos naturales y la proliferación de prácticas productivas de alto impacto sobre el medioambiente desde la revolución industrial. En este escenario, en que se están buscando soluciones para revertir el daño sobre el medioambiente, cobran relevancia técnicas y modelos productivos ancestrales, que forman parte del patrimonio indígena. CETSUR, a partir de la formación de curadoras de semillas, ha propiciado un diálogo de saberes en que, por un lado, se rescata y pone en valor el conocimiento tradicional sobre las semillas, su manejo y su uso, latente en el pueblo Mapuche, aportando a su vez técnicas y principios de la agroecología. Esta experiencia ha permitido generar un importante registro y sistematización del patrimonio biocultural mapuche, plasmado en las distintas ediciones del “Manual para el diálogo de saberes”, cuya primera versión fue apoyada por la unidad de Pueblos Originarios del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Región de La Araucanía”.

Al respecto Sandra Parra, vicepresidenta de ONG CETSUR, se refirió a la vinculación que está generando dicho proyecto. “En el ámbito del fortalecimiento de redes de trabajo, el proyecto nos ha permitido generar alianzas con la Universidad de La Frontera, es por ello que en el primer y segundo curso se contó con la presencia de Soraya Calzadilla Albornoz, profesional de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales, quien desarrolló con las Aprendices el taller “Reproducción por esqueje de plantas nativas para la recuperación de la biodiversidad en los territorios”.

Por su parte Marta Larenas Millán, Aprendiz de la Mesa de Mujeres Rurales de Vilcún señaló que “para nosotras una semilla es el origen de una vida por lo que la Escuela de Artes y Oficios nos ha permitido pensar globalmente y a actuar localmente…”.

La Escuela de Artes y Oficios para Aprendices en Curatoría de Semillas en la Región de La Araucanía, es financiada por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia a través del concurso Fondo de Iniciativas para la Superación de la Pobreza, Línea Fundaciones y Corporaciones, “Chile Compromiso de Todos” año 2019.