CETSUR formó parte del Primer Encuentro Biregional de Patrimonio Alimentario

Lota se convirtió en la sede del Primer Encuentro Biregional de Patrimonio Alimentario, organizado por el Ministerio de las Culturas, de las Artes y del Patrimonio, la Ilustre Municipalidad de Lota y ONG CETSUR. ¿Qué es el Patrimonio Alimentario? ¿Quiénes deciden o están involucrados en esto? ¿Y cómo luchar y educar en torno a la soberanía alimentaria? fueron algunas de las preguntas reflexionadas a lo largo de la jornada.

El primer día de este encuentro comenzó con la antropóloga de ONG CETSUR Paula Fuentealba y la presidenta de esta misma organización, Paula Mariángel, dando la charla “AgroCulturas del Sur del mundo. Diálogos desde el patrimonio alimentario para un Buen Vivir”.

Una conversación necesaria en una época donde se ha entregado el poder de alimentarnos a la industria y donde, en medio de constantes procesos, muchas veces ni siquiera sabemos qué estamos consumiendo.

Pero, ¿por qué “AgroCulturas”, en vez de “Agriculturas”? Porque va más allá de la mera producción y de lo que vemos en nuestro plato: son costumbres, tradiciones, procesos y principios éticos mediante los cuales las comunidades se relacionan con la alimentación. Son saberes ancestrales entrando en diálogo.

Es importante hacer hincapié que el patrimonio alimentario debe ir orientado hacia la restauración territorial, ecológica y cultural. Sin esto, no se sostiene. Berta, una vendedora de la Feria de Libre de Lota, lo expresó durante el recorrido de los y las asistentes por este lugar, al contar cómo con los años tiene menos tipos de pescados para vender, debido a la fuerte explotación que han sufrido por parte de transnacionales, reduciéndose prácticamente solo a la merluza.

El seminario abierto se extendió a lo largo del miércoles y jueves y se caracterizó por su gran convocatoria, con asistentes de distintas comunas del Biobío y Ñuble. Incluyó degustaciones, visita a los hornos de barro donde se hace pan lotino, un recorrido por la Feria Libre y distintas charlas.