Exposición de ecoartesanías visibiliza el valor artístico y cultural de la calabaza del Valle del Itata

 

La muestra que tuvo a la calabaza como protagonista fue una invitación conjunta de ONG CETSUR y del Área de Vinculación con el medio de INACAP, y, estuvo en exhibición hasta el lunes 6 de enero de 2020 en la sala de arte de la institución educativa.

La actividad cultural corresponde a una producción de ONG CETSUR, en el marco de la ejecución del proyecto Fondart “Escuela itinerante de artesanía en calabaza para su salvaguardia como patrimonio agrario campesino”, financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Biobío.

La ceremonia de inauguración de la exposición “Fruto de la Calabaza”, se llevó a cabo el jueves 19 de diciembre, con la presencia de representantes de ambas instituciones organizadoras y con las artesanas de las comunas de San Nicolás, Quirihue y Coelemu, creadoras de la gama de piezas artísticas que forman parte de la muestra.

CETSUR aportó para que las artesanas lograran dar vida a artesanías y productos, a través de talleres enfocados exclusivamente en facilitar técnicas y reactivar saberes sobre el diseño y tratamiento de dicha materialidad vegetal. “Nunca pensé que iba a tener habilidad para hacer lo que he hecho, no son grandes cosas pero son únicas, ninguna se parece a la otra”. La calabaza se perdió porque llegó el plástico, según las personas mayores, antiguamente la usaban para mantener el agua fresca y para guardar la semillas”. Indicó Mónica Barros, artesana de la comuna de San Nicolás.

“No había hecho esto antes, fue primera vez y me pareció muy bonita la idea”, señaló la artesana Alba Ruiz de Guarilihue, quien en el transcurso de los talleres exploró con nuevas creaciones como pocillos, mates y azucareros, además de perfeccionar las calabazas grandes que ya convertía en jarros para el vino.

Junto a la colección de artesanías también se presenta la muestra fotográfica “La Calabaza: Patrimonio Agrario del Valle del Itata”, que da cuenta del trabajo desarrollado para rescatar el valor patrimonial de la calabaza, realizado por la ONG desde el año 2016, en conjunto con organizaciones y familias campesinas del Valle del Itata. “Hace cuatro años iniciamos un trabajo para poder recuperar este noble fruto. El proceso hasta ahora ha permitido poner en práctica de manera colectiva el ciclo productivo tradicional, recuperando los conocimientos agrícola-culturales asociados y los ecotipos locales existentes, entre ellos la calabaza grande, la calabaza mate y la calabaza huevito. De igual manera, la formación en artesanía en calabazas ha posibilitado acercarse a propuestas de objetos artesanales conectados con su sentido funcional primario. A partir de diversos ejercicios de experimentación con nuevas técnicas decorativas y la búsqueda de vínculos con otras materialidades existentes en el territorio, se ha hecho posible desarrollar propuestas de objetos artesanales contemporáneos, principalmente para la mesa. Los diálogos entre la calabaza y las fibras vegetales, la cerámica y la madera, se han sumado a exploraciones con tinturas como el batik, el ahumado y el pirograbado, enfatizando en su conceptualización atributos como su capacidad contenedora y anidadora, además de su firmeza y sinuosidad”. Manifestó la presidenta de ONG CETSUR, Paula Mariángel Chavarría.

ONG CETSUR forma parte del Programa Otras Instituciones Colaboradoras del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que busca fortalecer y dar continuidad a instituciones y organizaciones culturales de derecho privado y sin fines de lucro. Este programa además es parte del Sistema de Financiamiento a Organizaciones e Infraestructura Cultural del Ministerio, que integra, articula y coordina de forma transversal los planes, programas y fondos orientados al fomento y apoyo de las organizaciones, de la infraestructura cultural, y de la mediación artística. Todo esto con una vocación descentralizada, mecanismos participativos, y la promoción de la creación de redes y asociaciones.