EN OTOÑO SABERES VIENEN, SABERES VAN

Cerramos este mes de abril agradeciendo la llegada de un otoño lluvioso, que despierta a la vida para regalarnos sus dones, nutriendo la tierra e invitándonos a la recolección y a la preparación para el invierno. Esta misma fuerza vital es la que impulsa nuestro trabajo colectivo, el que para este ciclo espera continuar fortaleciendo vínculos y construyendo sentidos comunes, que reconozcan a la diversidad como base para la existencia.

“En otoño saberes vienen, saberes van” es el nombre que le damos desde hace algún tiempo a nuestro primer encuentro anual para el intercambio de semillas y saberes, en la casa de ONG CETSUR. Este año, y luego de más de 24 meses de distanciamiento obligado, cerca de 50 personas de diversas organizaciones de las regiones del Biobío y La Araucanía se acercaron para compartir experiencias, conocimientos, afectos e ideas en torno a la huerta, la memoria y las artes de la naturaleza, reivindicando la reciprocidad como un valor digno de ser cultivado. Junto a ello, presentamos los ejes que hemos priorizados para el quehacer de este 2022, privilegiando la activación de procesos creativos locales basados en el conocimiento tradicional; insistiendo en el fortalecimiento de la soberanía alimentaria y la restauración ecológica y cultural de los territorios de la zona centro sur de Chile, y visibilizando a las AgroCulturas como referentes para la construcción de un Buen Vivir.  

Ad portas de iniciar la conmemoración del mes del patrimonio en este mayo que ya inicia, asumimos también el desafío de resituar la narrativa patrimonial y el papel de la memoria como fuentes para la reflexión y la transformación de nuestro presente, desde procesos de resignificación comunitaria que aboguen por la recuperación de las soberanías locales con sentido histórico y social.  

Les invitamos a vivir este ciclo aprovechando las buenas cosechas, seleccionando las mejores semillas para su pronta fructificación y llenando la despensa para el invierno que se avecina, el que nos espera al calor del fogón para continuar compartiendo esperanzas.