FELICITAMOS A LA ALFARERA JULIA MATAMALA LLANCAO, MUJER MAPUCHE RECONOCIDA CON EL SELLO ARTESANÍA INDÍGENA AÑO 2020

El Sello Artesanía Indígena es un reconocimiento entregado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de la Subdirección Nacional de Pueblos Originarios, en conjunto con la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). Su objetivo es incentivar la promoción y revitalización de los conocimientos y técnicas artesanales tradicionales de los pueblos indígenas, oficio vinculado a una de sus expresiones artísticas más relevantes: la artesanía tradicional.

Este año el sello reconoció 15 obras de artesanas y artesanos representantes de los pueblos Aymara, Colla, Mapuche, Kawésqar y Yagán de ocho regiones del país, uno de ellos fue otorgado a la lagmien Julia Matamala Llancao, mujer Mapuche residente en la comunidad indígena Quechucahuin de la localidad de Puerto Domínguez, comuna de Saavedra, Región de La Araucanía, quien fue distinguida por su obra hecha en cerámica “Epu ketru metawe”. La Lagmien Julita, es socia de la Mesa de Mujeres Rurales de Puerto Domínguez, con la cual ONG CETSUR se relaciona desde el año 2017 en temáticas vinculadas a la agroecología y la promoción de los oficios tradicionales.

La alfarera mapuche, aprendió el oficio en el liceo Guacolda de Cholchol de donde egresó el año 1992, cuenta que “fui perfeccionado la técnica que me enseñaron en el liceo a través de la práctica, comencé a realizar reproducciones mirando metawes que encontraba en mi comunidad y en los Nguillatunes, después continué con diseños propios…”.

Recuperar la alfarería mapuche es lo que motiva a la lagmien Julita, “porque ya no quedaban metawes en mi comunidad y en los Nguillatunes se estaban utilizando muchos jarros de plástico”. Su trabajo implica mucho esfuerzo y dedicación, la greda la extrae de la comunidad Huapi Comue, distante de su comunidad, después viene el proceso de purificación y colado para sacarle todas las impurezas para dejarla secar; a través de la técnica del lulo le da la forma y para darle brillo le aplica a la greda la piedra “uko”. Todo este proceso lo desarrolla solo con herramientas tradicionales, para finalizar con la prueba del fuego en donde recién la artesana logra darse cuenta de si su pieza es excepcional.

Julita, Lagmien silenciosa pero con una gran cantidad de saberes compartidos con mujeres de su comunidad y de otras localidades, recalca que “yo hago este trabajo porque me gusta, ningún artesano se hace rico por su artesanía, lo que quiero es aportar a recuperar esta tradición mapuche y dejar este legado a otras generaciones”.

Hoy comercializa sus exclusivos productos, Quetrometahue (patitos) y Metahue (jarros), en las comunidades y ferias de Puerto Domínguez, principalmente a pedido ya que el traslado de las piezas es delicado.

Fono: +56 9 8282 3013